Pueblos originarios

Neuquén: Otro negocio inmobiliario en territorio de comunidad mapuche

Por Silvina Fernández y Silvia Cariati.

Se trata de un conflicto entre la inmobiliaria Alippi y la comunidad mapuche Lof Ñancu, que hace más de 70 años está asentada en el lugar. Hablamos con sus integrantes donde cuentan como avasallan sus derechos.

El Lof Ñancu es una familia de crianceros mapuche que vive en la barda hace más de 70 años, y con el transcurso de los años han quedado cada vez más arrinconados. Tienen órdenes de desalojo, y afirman que detrás de esto hay un negocio inmobiliario.

El conflicto está desarrollándose en el Ministerio Publico Fiscal, y tiene dos resoluciones a favor de la comunidad Ñancu, la autoridad Gabriel Contreras menciona que "hoy están siendo vulnerados nuestros derechos, por el ingreso intempestivo a su territorio y han violentado y avanzado sobre resoluciones del Tribunal Superior de Justicia, desoyendo todas las normativas que hasta el momento se han dado».

El diputado obrero Andrés Blanco del PTS en el Frente de Izquierda estuvo acompañando a la comunidad y solidarizándose en el reclamo que tienen en relación a las tierras.

Enfrente se encuentra El Rincón Club de Campo, que es un selecto country donde viven políticos, empresarios y jueces. El año pasado se conoció el tratamiento exprés en el Concejo Deliberante del acuerdo con el municipio neuquino, garantizando 20 años más de golf para los chetos. Este barrio cerrado usurpa más de 11 hectáreas de Área Natural Protegida y de costa del río Neuquén. Un tratamiento nunca visto para los sectores populares y de trabajadores.

Enfrente se encuentra El Rincón Club de Campo, que es un selecto country donde viven políticos, empresarios y jueces. El año pasado se conoció el tratamiento exprés en el Concejo Deliberante del acuerdo con el municipio neuquino, garantizando 20 años más de golf para los chetos. Este barrio cerrado usurpa más de 11 hectáreas de Área Natural Protegida y de costa del río Neuquén. Un tratamiento nunca visto para los sectores populares y de trabajadores.

La dificultosa convivencia con el barrio privado Rincón Club de Campo. «Cuando llegaron en el año 2008, 2009, los del Rincón Club de Campo empezaron a decir que ellos tenían tierras en nuestro territorio. Nos mandaban órdenes de desalojo y salían del propio Rincón Club de Campo. Nunca la pudieron concretar porque no era factible, era injusto. Y ahora llegamos a este momento».

Fuente: La Izquierda Diario