Política

En Chubut no hay plata que alcance: recibió $15.000 millones extraordinarios de la Nación en 15 meses

Suben los ingresos por regalías, aumentan los fondos por Coparticipación y Nación envió en los últimos 15 meses casi 15.000 millones de pesos, pero a Chubut parece que no hay plata que le alcance. La crisis persiste, mientras la deuda se incrementa, los estatales y jubilados provinciales siguen con dificultades para cobrar todos sus salarios y los damnificados por las catástrofes no reciben toda la ayuda del Estado que están necesitando.

En los últimos 15 meses, que incluyen todo 2020 y el primer trimestre de 2021, la provincia de Chubut recibió del Gobierno nacional un total de 14.537 millones de pesos en concepto de Transferencias No Automáticas.

Nación le envió a Chubut 4.537 millones de pesos en concepto de transferencias sin devolución -conforman los fondos discrecionales que distribuye Nación entre las provincias y que no tienen devolución- a lo que se les deben sumar los 10.000 millones de pesos -distribuidos en dos tramos de 5.000 millones- que canalizó como préstamos del ANSES a una tasa de interés baja.

Las Transferencias No Automáticas de 2020 fueron de 3.503 millones de pesos a lo largo de los doce meses y resultaron ser 69,3% más de las que había logrado conseguir en 2019.

Si bien estos fondos son absolutamente discrecionales y Nación decide sin limitaciones como establece la ley de Coparticipación Federal de Impuestos, la variación interanual del año pasado estuvo 15% por encima de los niveles inflaciones que mide el INDEC para la Patagonia; que fueron de 54%.

En el primer trimestre de este 2021 los fondos No Automáticos obtenidos por Chubut fueron de 1.034 millones de pesos, lo que arroja un promedio mensual de 344,6 millones de pesos. Ese valor promedio fue 18% mayor al que arrojó 2020, con una media de 292 millones de pesos mensuales.

El flujo de fondos discrecionales hacia Chubut comenzó a fluir con mayor intensidad en la segunda mitad de 2020, para concluir el año con un promedio de 5.659 pesos por habitante.

Mientras que en el primer trimestre de este 2021 los 1.034 millones discrecionales recibidos representaron 1.643 pesos por habitante. De mantenerse esa tendencia trimestral Chubut podría superar los fondos percibidos por tal concepto.

Más recursos por la Emergencia Financiera

El otro apartado que ha generado un fuerte flujo de fondos para la provincia fue la puesta en marcha del Programa para la Emergencia Financiera Provincial (PEFP) -

creado por el Decreto nacional 352/2020 para responder a la pandemia de Covid por 120.000 millones de pesos- que lleva asignados préstamos del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial (FFDP).

De allí surgieron los 10.000 millones de pesos que Chubut recibió en dos tramos de 5.000 millones, aunque en este caso se trató de un préstamo otorgado con fondos del ANSES que deben ser devuelto en 36 cuotas mensuales y consecutivas.

Sobre ese endeudamiento en pesos se aplica un interés conformado por la Tasa CER (Coeficiente de Estabilización de Referencia) más el 0,10%, lo que deja una tasa muy inferior a la del mercado financiero y que en ronda aproximadamente el 25,5%.

El mismo fue cobrado en los dos tramos el año pasado y desde enero pasado ya se comenzaron a cancelar las cuotas correspondientes.

En resumen, Chubut recibió entre aportes discrecionales y préstamos a baja tasa de Nación un total de 14.537 millones de pesos en 15 meses; que representan casi 3 masas salariales totales -5.200 millones de pesos por mes- que deben percibir los empleados públicos y los jubilados provinciales.

A pesar de tamaña cantidad de flujo de fondos, la provincia sigue manteniendo una deuda salarial de un mes con los rangos 3 y 4 de los trabajadores activos y pasivos. Además, no otorgó incrementos salariales durante todo 2020 y lo que va de 2021, generando una fuerte pérdida de poder adquisitivo.

En paralelo, se suman la expectativa creada por la catástrofe generada por los incendios de la Comarca Andina Patagónica. Hasta el momento el Estado provincial no pudo responder con la ayuda y la infraestructura necesaria que amerita la situación; menos aún con el desarrollo de un plan integral de reconstrucción a largo plazo.

La combinación de descontrol en el gasto y endeudamientos constantes, en dólares y en pesos, han llevado a Chubut a ser una provincia rica en recursos naturales y oportunidades productivas pero que sigue penando como un territorio empobrecido y cuasi quebrado. Los fondos millonarios se esfuman en gastos corrientes y nada parece alcanzar para salir de la crisis en la que se hunde constantemente.

La incapacidad de generar recursos, incrementar los ingresos, cobrar los múltiples tributos impagos y la imposibilidad de desarrollar un plan de crecimiento dejan a buena parte de los chubutenses a la deriva y sin demasiadas ilusiones de obtener una mejora significativa en la calidad de vida más allá de sus esfuerzos personales.