Géneros

Milei impone una fuerte regresión en materia de derechos: "sin participación de mujeres no hay democracia"

Entrevista de Lola Sánchez

Patricia Sotile es abogada y miembro del Equipo Jurídico de ELA (Equipo Latinoamericano de Justicia y Género, una organización feminista que recientemente creó, con motivo del aniversario del regreso a la democracia, una línea de tiempo interactiva (https://ela.org.ar/feminismoendemocracia/) que recoge los hitos feministas de los últimos 40 años, a la par de otras luchas por los Derechos Humanos. Son más de 80 conquistas que dan cuenta del lugar innegable de las mujeres y diversidades en el robustecimiento de la democracia. En este contexto de retroceso, también evidencia la necesidad de fortalecer las luchas.

En diálogo con El Extremo Sur, Sotile habla de una clara "regresión en materia de Derechos", como se evidencia en la Ley Ómnibus que se discute en el Congreso, la cual incluye modificaciones a algunos de los artículos de normativas fruto de la conquista social, como la Ley Micaela, la Ley de Paridad y la Ley de los Mil Días.

En relación al aborto legal, la abogada se refiere a un panorama incierto. Aunque todavía no hay modificaciones de la ley en las propuestas del gobierno libertario, expresa preocupación "por lo que pueda pasar, teniendo en consideraciones las expresiones recientes de este gobierno".

¿Cuáles son las impresiones del equipo del primer mes del nuevo Gobierno?

Desde ELA hicimos un monitoreo de las campañas el año pasado, y se creó un índice de candidaturas sensibles al género donde se evaluaron propuestas y formas de expresarse de las fórmulas de candidatos. En algunos sectores veíamos retroceso en materia de derechos de mujeres y diversidades, y también cómo se expresaban en contra de las conquistas del feminismo de los últimos 40 años. Había varias cosas que nos preocupaban, teniendo en cuenta ese índice. De alguna manera ahora, con la nueva fórmula presidencial y en el contexto actual, vemos como hay un regresión en materia de derechos de las mujeres y diversidades- Las mujeres y diversidades han tenido un rol muy importante en los grandes hitos, ahora se plantea un retroceso en varios aspectos.

El pasado 30 de diciembre se cumplieron tres años de la aprobación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, ¿qué balance se puede hacer de este período?

Desde su sanción se ha implementado en todo el país, hemos hecho trabajo de seguimiento, vemos que la ley se esta implementando y los avances son positivos, mujeres y personas con otras identidades de genero con capacidad de gestar han podido acceder, ya sea en la IVE o ILE, ha disminuido la muerte de personas con capacidad de gestar, gracias a que el aborto es legal, y también ha disminudo el embarazo no intencional en la adolescencia, vemos obviamente que hay muchos logros, aunque es una ley muy reciente.

¿Existe la posibilidad legal de que el Gobierno pueda retroceder en este sentido, o llevar la ley a un plebiscito, tal como prometió?

Es incierto. Se han manifestado en contra de la ley, pero la realidad es que la ley hoy esta en vigencia en todo el territorio, el acceso al aborto está garantizado, no ha habido en el DNU o la Ley Omnibus referencias a que la ley cambie, no sabemos si en algún momento plantearan alguna modificación a la ley. Nos preocupa que pueda pasar, teniendo en consideraciones las expresiones, incluso recientes, de este Gobierno.

¿De qué manera impactaría la Ley Ómnibus en la situación de mujeres y diversidades? Particularmente, en las normativas que han ampliado y garantizado derechos.

Lo que hemos visto y nos preocupa respecto a género, es la reducción de contenidos y alcance de la Ley Micaela. Establece capacitación obligatoria para quienes se desempeñen en los tres poderes del estado. Lo que vemos ahora con las modificaciones que se introdujeron es que se busca restringir el alcance de capacitaciones, solo va a ser para quienes se desempeñen en materia de género. Vemos un claro retroceso y una reducción del alcance, también se elimina la obligación de visibilizar la historia del femicidio de Micaela Garcia a través del cual se promovió la ley. Nos preocupa porque si bien no son tangibles en números los impactos de la ley, creemos que haya ayudado a generar sentencias más respetuosas, que construye a quienes se desenvuelven en estos ámbitos estén capacitados y tengan la sensibilidad necesaria. Al igual que lo que pasa con la reforma de la Ley de los Mil Días que se sancionó junto a la IVE, se elimina la perspectiva de género, las referencias a mujere su otras personas con capacidad de gestar, a través de las reformas en el articulado de la ley las mujeres pasan a ser madres, los niños, niñas y adolescentes solo "niños", también se eliminan referencias a la obligación del estado en torno a la salud sexual y reproductiva, la autonomía progresiva en niños, niñas y adolescentes, esos temas son importantes, van a generar un impacto.

¿Podría hablarse, igualmente, de algún efecto negativo en la movilización feminista, considerando el protoclo anti-piquetes y las medidas en contra de las manifestaciones?

El feminismo ha salido a las calles, una de las grandes fotos que podemos pensar es la del 2018, con la Marea Verde frente al Congreso esperando la sanción de la Ley. En 2020 nos encontramos con la misma foto del feminismo unido. También lo vimos en las marchas de Ni Una Menos, que todos los años convocan para luchar en contra de la violencia de género y los femicidios. Siempre de manera pacífica el feminismo ha estado en las calles y en la lucha. Y también para conquistar los derechos, para ser parte de estos hitos que hemos recogido en 40 años de democracia.

En vista de la labor que realizaron para la línea del tiempo, ¿qué rol juegan los feminismos en las conquistas de la democracia, de los ‘80 hacia adelante?

La verdad es que nosotras cuando nos pusimos a recoger todos los hitos de los últimos 40 años de democracia, que han sido más de 80, vemos que el feminismo y la lucha de las mujeres y diversidades ha estado presente, sin lugar a dudas han contribuido a una democracia mas justa, mas equitativa, a lograr la presencia de las mujeres y diversidades con la Ley de Paridad de Género, o el cupo travesti-trans, han contribuido a robustecer el sistema democrático.

¿Crees que los feminismos han flexibilizado un cambio de prácticas hacia el interior de la justicia, la política, y en general, las instituciones?

Creo que en los últimos años con todas las modificaciones normativas, más allá de la sanción de las leyes, de la incorporación de femicidio en el Código Penal, han sido muchos los cambios que fueron generando sentencias más respetuosas. Eso podemos verlo a través de distintas sentencias que recogemos a lo largo de estos años.

En la línea del tiempo remarcan la creación de la Oficina de la Mujer en la Corte Suprema, en 2009. A más de diez años de ese hito, ¿qué balance podés hacer de la incorporación de la perspectiva de género en la Justicia?

Ha sido un hito importante, ha buscado impulsar que se incorpore perspectiva en poder judicial, no solo para quienes trabajan ahí sino para quienes tienen que acceder al sistema también, ha logrado mejorar la accesibilidad al sistema.

En este panorama, ¿qué le espera a las mujeres y diversidades en los próximos cuatro años? Y en particular, a los movimientos feministas.

Es incierto, nos preocupan algunas modificaciones que se introdujeron ahora en la Ley Ómnibus en relación a la Ley Micaela o la Ley de Los Mil Días, que son leyes que están vigentes, que se implementan y han tenido sus logros. No se entiende en este contexto de emergencia cuál es la necesidad de reformar esas leyes. Nos da una pauta también de que quizás nos podemos encontrar en estos cuatro años con un contexto regresivo, así que a través de esta línea también invitamos a celebrar lo que han sido los logros en los últimos 40 años de democracia. También como una reflexión; tenemos que seguir luchando para sostener todos estos logros, ese va a ser nuestro gran desafío, defender todo lo que hemos conquistado, trabajar para que no haya una regresión en materia de derechos, legislativa, de acceso a políticas públicas, y seguir trabajando por todos los logros que quedan.

Pese a los eventuales cambios y retrocesos en materia normativa, ¿se puede decir que la agenda feminista seguirá estando presente, con miras a la reorganización y el fortalecimiento?

La agenda de género y movimientos feministas llegaron para quedarse, los logros de lo que se ha conquistado es palpable, el movimiento va a seguir trabajando para defender lo logrado, será momento de redoblar esfuerzos. Y mejorar aquellos aspectos que hay que seguir trabajando, esas luchas que aún hay que conquistar. Durante todo el año pasado en el monitoreo de campaña y en el trabajo que hemos hecho sostuvimos una frase que es importante tener siempre presentes: sin dudas todos estos logros demuestran que la agenda de género es la agenda de la democracia, sin participación de mujeres no hay democracia.